lunes, 31 de mayo de 2010

DOMINGO DE "RAMOS"


"Día tras día
las ranas te cantan
encima de hojas en forma de lancha".

Es la noche del fin del mundo.

Praderas de oro, gacelas de hierro. Hierbas, silicio, malas comunicaciones, cables eléctricos donde autopistan palabras. El tabique de tu nariz regia es el trono de una mosca.. Un paseo agarrado a la barandilla mientras una chica me lee un libro que nunca pedí conocer. Ella parlotea y parlotea y pienso "Dios mío, conozco a personas que andan por el desierto y temen encontrar oasis..yo soy uno de ellos".
Me regaño con muy malos modos. Pienso en faros sureños. Fantasías como apósitos en mi alma. Recuerdo aquella laxitud de oficina. El usuario con cara de sapo venenoso giraba su cara, y en cámara lenta, su papada se elevaba y desciendía abruptamente...y luego me decía con voz ultragrave y sonrisa ultracínica, como el gato de Cheshire. Hombre ¿Tú por aquí? Exactamente eso "¿Tú por aquí?" Pues no era hijo puta ese mezquino.

A lo que iba.
Delante de la blanca puerta del prostíbulo, Max Spongechv entona un aria de Puccini que llama la atención de los transeúntes, siendo como eran las doce del mediodía.. Va enfundado en un frac de color gris acompañado de una pajarita gigante.

El vehículo nupcial espera en la esquina de la calle. Su amada, de quien desconocemos su nombre, pero no su apodo (La Cortesana Sin Nombre) sale enfundada en gasas blancas prestadas de cortinas arrancadas tras el súbito sí que Max tuvo por respuesta en aquella habitación anaranjada la noche anterior, cuando se conocieron, treinta euros por delante, y se prometieron para el día siguiente. La novia baja los dos peldaños con sus zapatos de plataforma anillos en sendos anulares de sus pies mulatos. Es de suponer que acudirá al juzgado algo cansada, porque recién dejó de trabajar hace cinco minutos. Sus compañeras multirraciales miran por la ventana. Los peatones, esta vez, se inmutan y tocan sus kláxons celebrando el enlace. Max la agarra por la cintura y eleva a la ramera por los aires, momento en el que se da cuenta que la epidermis de su amada huele a ambientador de prostíbulo, a cama redonda y colchón blando, a quince perfumes y glándulas sebaceas de barbas de hombre solapados todos ellos en singular orgía de esencias imposible de identificar por separado. Y Max piensa que ha acertado, porque va a casarse con una mujer realista, como las del Novecento, o como cuando nuestros abuelos conocían la expresión "luna de miel" en los labios de Joan Crawford pero hacían caso omiso, porque en aquellos tiempos, hasta fantasear era un lujo.....

De todas las expresiones terribles y ñoñas, “luna de miel” sin duda se lleva la palma.
Dan ganas de no enamorarse.
Continuemos. Y se largan al juzgado en limusina con sirena de policía incorporada al techo. Y cuando, tras una celebración de cinco minutos con dos maniquíes por testigo, el alcalde los felicita, Max avisa al chófer, coge en brazos a su flamante esposa, y deshacen el camino recorrido. Y el marido deja a la mulata exactamente en el mismo sitio donde la alzó para convertirla en su mujer, frente a la puerta de su trabajo, color blanco y picaporte dorado y ramas verdes.
Y no volvieron a verse jamás.
De acuerdo. Aquello no tuvo sentido pero fue bello.
Vamos, que no fue otro día cualquiera.
De eso se trataba.
De eso se trata.

13 comentarios:

  1. Precioso. Algun dia te explicaré como cenicienta dejó a su madrastra y su casa para ir a limpiar un ENORME castillo rodeado de murallas y fosos al lado se su principe azul... Ahora todo encaja...

    ResponderEliminar
  2. Siempre es un placer leerle Sr. Balmes. No se si es que me pilla en un día tonto pero me ha dejado un pelín triste.
    Me quedo con la esperanzadora última frase.

    Salut.

    ResponderEliminar
  3. No sé por qué toda la historia me recuerda a Airbag. Sí sé por qué, pero no me lo explico ni yo y por lo tanto me cuesta explicarlo.

    Repito lo que dicen los de arriba (y los de más abajo), pero qué grande eres.

    PD. Me pusieron dos positivos en música por ir al 1999 guitarristas, creí que debías(íais) saberlo.

    ResponderEliminar
  4. En realitat això és bastant un dia qualsevol dels hotels/esglesies con elvis incluido de Las Vegas. Aquí com a mínim anaven serens. O eso parecía...

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado esta nueva versión de "Pretty woman"!!!

    ResponderEliminar
  6. M'han vingut ganes de dutxar-me i fregar-me la pell amb una manopla d'aquestes rasposes fins deixar-me-la ben vermella.
    Quant a la història...cada dia és diferent. Vull dir que, ni que aparentment hi hagi dies monòtons, la percepció de les coses canvia sempre, a vegades es fa més evident que d'altres, però mai és igual. Tot i així, fer coses sense sentit, sovint és el que més sentit ens dóna.

    Em recorda una mica a una entrada que vaig escriure fa un parell de setmanes (http://unterdemregen.blogspot.com/2010/05/vi.html)

    Suposo que en el fons tots tenim un meló suïcida al costat de "niño que llevamos dentro".

    ResponderEliminar
  7. Ni el mismísimo Boris Vian podría escribir así!!!!

    ResponderEliminar
  8. No sé si alguna vez te lo dijeron, pero me resultas una mezcla de Bukowski con Capote y algo más que le da otro toque distinto.
    Me gusta (:

    ResponderEliminar
  9. Situaciones surrealistas no muy alejadas de la realidad ... me encanta volver a leerte ;)

    ResponderEliminar
  10. Qué absurdo es el amor.....siempre....
    http://masqueperras.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  11. Llevaba tantos números del calendario y del reloj sin que se tratase de eso…
    La noche del pasado sábado se dirigió al lugar del concierto a pasos bipolares, uno cascarrabias y otro ilusionado, no sabría decir cuál es mas viejo, será que nacieron al mismo tiempo.
    Calor, mucho calor ,el público convertido en una tropa de peces limpia-cristales, pegándose unos con otros en los cristales de los brazos, las espaldas…De pronto cesa la transformación, vuelven las extremidades que son invocadas por los primeros acordes, aplausos. A partir de entonces el calor deja paso al incendio…a miles de incendios 
    Muchas gracias por el concierto del sábado! Podría seguir escribiendo chocherias pero tengo los dedos afónicos de tanto aplaudir y berrear, asip que eso, quiero que se oiga lo básico, GRACIAS, por la magia que esparcisteis el sábado en Terrassa! Sin duda fue un Tratado de Tratarse de Trata.
    Gracias Santi, por tu bálsamo de voz y tus relatos, me encanta cobijarme en ellos cuándo me asalta la cacufus masqueperra de que Auster o Millás quizá se acaben antes que yo me termine…Libro! Libro

    ResponderEliminar