viernes, 2 de julio de 2010

THE CUCARACHER´S INN.

Invoco al espíritu de la comprensión para que me explique por qué acudo a ese bar cada mañana.
-Su dueño es lo más cercano a una barracuda que conozco. Cuando me mira con esos ojos saltones y sus dientes inferiores, separados y afilados, sencillamente, la temperatura de mi sangre está a punto de dejarme frente a él como Harrison Ford cuando, a instancias de Jabba, es bañado en hidrógeno y congelado. Luego, con esa voz ronca me increpa un "¿Qué quieres?" más cercano a "aquí no compramos lotería" que a los buenos usos y expresiones de todo aquel que pretende ganarse una clientela. Y no es que vaya precisamente sobrado de seres humanos, no. Poco a poco los clientes han ido emigrando hacia otros lares. Pero yo, incomprensiblemente, por algo que se escapa a mi entendimiento, me mantengo allí, en la barra, cada mañana con mi cortado, leal a sus malos tratos.

- La higiene del antro deja mucho que desear. Ayer mismo alguien me tocó la espalda y me dijo "Eres el cantante de lol, no?". Me giré y era una cucaracha gigante, un auténtico bicho de los tiempos remotos. Simpático, eso sí, me comentó que se había enganchado al grupo a raíz de "Maniobras de escapismo". Como la mayoría, le dije. Luego me hice una foto con él y se largó, ya que tenía trabajo. Por los suelos había un montón de mierda que tenía que llevar a su casa. Había sido padre de cuatrillizos, lo felicité y di recuerdos a su señora esposa.

- La clientela del antro deja tanto que desear como la higiene del mismo. Son ruidosos, maleducados, auténticos entrenadores potenciales de fútbol, incluso he contabilizado a tres potenciales presidentes de la Generalitat por parte del Partido Popular (manda huevos que el PP haga estragos en algunas mentes de la clase obrera). Por supuesto, y pese a llevar cincuenta años en Catalunya, el idioma de marras les suena igual de exótico que el bielorruso, no han querido aprenderlo ni lo harán jamás. Nunca me las he dado de nacionalista, pero luego ves a un japonés que lleva siete meses en Barcelona y que ya lo habla y piensas "claro, claro, es que es muy difícil". Da igual donde estén, les importa un comino. Ni siquiera tienen la inquietud de conocer otro tipo de culturas para enriquecer algo sus vidas. La vieja España de "por mis cojones" persiste en diversos focos a lo largo y ancho de la Península.

Los trifásicos hacen estragos de buena mañana. El alcohol, en todas sus variantes.

Los que trabajan por la mañana en la barra se dedican a maldecir a los del turno de tarde. Pero, cuidado, no se trata de empleados, no. Son familia. Son primos. Los unos denominan cerdos a los otros, y viceversa. La cuestión es que, si uno va a mear al lavabo y echa una ojeada al almacén, eso, por compararlo con algo inconcebible, es Kabul. Cajas de cartón vacías desparramadas por el suelo, palos de fregona destrozados, líquidos de bebidas impregnando el suelo-trampa, donde seguramente, si lo pisas, morirás de inanición deseando escapar.

El hijo de la familia está un poco mal de los nervios. Una vez, pidiéndole un cigarrillo a su madre para el colegio, la amenazó con un bonito "que te crujo la cabeza", pronunciado casi sin consonantes, gutural. El gesto potenciador fue una espantada de brazos, así, intimidatoria. Una vez, hasta arriba, supuse que de speed, se dedicaba a intimidar a la gente en la acera frente al negocio de sus padres. Estaba fuera de sí, reía y amenazaba. Como Jack Nicholson en "The shining".

El aire acondicionado, destartalado y lleno de polvo, es como la nave Enterprise de la fauna de insectos que pueblan la barra. Ayer mismo tuve que agitar El Mundo Deportivo de manera violenta para evitar que un trío de bichos, los Police, subieran por mis manos.

Entras, dices "buenos días" y recibes un saludo silencioso. Te vas, dices "buenos días" y como si oyeran llover.

Las mujeres hablan de Belén Esteban y los hombres de Villa o Iker Casillas. Hablan de bajas, sobretodo de bajas. Que los empresarios son unos hijos de puta. Que Rajoy los salvará. Otros dicen lo contrario, para ser justos.

Nadie los salvará. Siento decirlo. Están condenados desde hace mucho tiempo.

No voy a entrar a describiros su higiene personal. Es demasiado duro para el planeta. Con escribir lo que escribo ya tengo la extraña sensación de contribuir a la polución universal, aunque sea en vuestras mentes.

*Nota: para ser justos, el castellano, dominarlo, tampoco es que lo hagan con soltura. Digamos que "gritan".

El otro día vi a un tipo que había dejado a su mujer y a su bebé a pleno sol, esperándolo. Hasta que no dejó cincuenta euros en la máquina de frutas, la posible insolación de su familia era una posibilidad que él, corto como pocos, ni siquiera contempló.

Sin embargo, allí me mantengo. Como una mosca en la pared. Una mosca espía. Escuchando, analizando, casi siempre flipando. Debo estar tomando notas, sin saberlo, para algo. Pero...¿algo tan cutre?

¿Hay otra explicación?

Creo que lo cierran en Septiembre. Me lo ha dicho un pajarito importante. Alguien que tiene información de primera mano. Y yo me lo creo. Pero, joder, me sabe mal. Ya era una "sana" costumbre estar ahí a las 09 15 , como un reloj. Que me miren y me desprecien.

Que me desprecie la basura. Eso no lo puede decir cualquiera, no.

Debe ser que, en el fondo, soy peor que la basura.

s


24 comentarios:

  1. Simplemente es que, en según que cosas, somos animales rutinarios. Sobre la última frase, igual nos tiene a todos engañados, pero me arriesgaré a decir que solo hace falta mirarle a los ojos para saber cual es su fondo...ojalá ese fondo fuera más común...

    Salut.

    ResponderEliminar
  2. Tranquilo, si cierran el bar y sientes que te falta algo te invito a que vengas a mi trabajo, cumplimos todos esos puntos. De hecho si no fuera por la distancia entre Barcelona y Sevilla habría pensado que hablabas de mi propio antro donde paso las horas. Aunque a mi al menos me pagan por ello. Aunque para lo que me pagan.
    Ahora me estoy deprimiendo yo...

    ResponderEliminar
  3. el bar donde bajo a almorzar es exactamente igual, están todos
    pero es que yo desde pequeña me he entretenido mirando bichos

    ResponderEliminar
  4. Ojalá me equivoque pero me parece que no eres (ni soy, ni somos) tan diferentes a ellos. La naturaleza humana es una (repugnante, si) y se manifiesta de maneras diferentes dependiendo de muchas circunstancias vitales.
    En fin...que un día te levantas cucaracha y flipas.

    Saludos.
    Manel.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que lo que acabas de describir es como las relaciones de amor imposibles, esas que comienzas, acabas, vuelves a empezar, vuelves a dejar... la perfecta descripción entre el maltratador y la co-dependiende de su pareja, que intenta siempre negar que su marido es malo, "sólo es que se enfada a veces". Tu bar "se enfada a veces" contigo, pero el café está tan rico que siempre vuelves.

    Como moscas a la mierda. O si quieres algo más dulce, pues a la miel. Lo que te parezca más realista (reconozcámoslo, la mierda, ¿verdad?)

    ResponderEliminar
  6. Buena reflexión, la verdad que nada de esto tiene solución.
    Nos limitamos a quejarnos y a acostumbrarnos a que la basura de fuera, nos trate como basura. Quizás formemos parte de ella, quizás no, depende de cada persona y de sus valores.

    Lo que si se con seguridad, es que la mierda en la que nos encontramos y en la que nos revolcamos cada día, además con placer, la hemos cagado nosotros. Y lo peor no es solo eso, si no que nos dedicamos a criticar la situación cuando somos partícipes de ella, aún habiendo cosas que no terminan de cuadrar en este país, y en general, en el mundo. Formamos parte de este vertedero y somos el desecho que éste contiene porque, definitivamente, nos gusta. Nos agrada serlo.


    Damos asco, y debiendo tener la humanidad como valor innato, preferimos tener lo contrario. A lo mejor la "humanidad" se trataba de esto y nadie nos lo dijo nunca.

    ResponderEliminar
  7. Somos animales de costumbre.. no estoy de acuerdo con la última frase que has escrito ...

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. No creo que nadie sea peor ni mejor, cada cual tiene las costumbres, sueños e ilusiones que "el mundo" en el que su entorno le ha permitido vivir.

    Es un tanto duro llamar basura a ningún grupo social, seguramente para ellos nosotros no seremos mas que unos repugnantes snobs con mas pretensiones que razón de ser.

    ResponderEliminar
  10. Yo conseguí beber gratis toda una noche gracias a una cuca, de vez en cuando, llevo una de plástico y lo vuelvo a intentar a ver si cuela.

    ResponderEliminar
  11. Bares así en algunos lugares abundan, obreros cercanos al PP también,las cucharachas son las reinas de la noche, Belen Estabn es la reina del pueblo pero yo aún me sigo considerando repuplicana,a este paso me toca huir al norte.

    ResponderEliminar
  12. A veces es mejor no preguntar

    O crees que es lógico tener tu camiseta, aquella que conseguí arrancar de tu torso sudado como un cochino jabalí en el concierto del CUVI, metida en una vitrina dorada y arietes de marfil.
    Crees acaso que pienso que quizás abandones a tu mujer e hijos y huyas conmigo porque el flechazo fue total..

    Se hace y no se pregunta
    Algunas veces es mejor no preguntar.
    A uno, digo.

    ResponderEliminar
  13. Tu descripción me resulta algo familiar y algo repugnante. Una imagen muy lograda del carácter y la multiculturalidad de la ciudad condal que nos caracteriza...Barcelona tiene ese punto, no? Puedes estar en plaza catalunya como si estuvieras en medio de una expo internacional y, sin embargo, meterte en un bar de los de toda la vida dónde corren los carajillos y los "AAAAY SEÑOR...QUE MAL ESTAMOS"(sí, aquellos que saben de la "barcelona del diseño" por los periódicos, o por la televisión (estaba siendo quizás demasiado generosa)).
    Vivo en Cerdanyola y sé de qué hablas...puedo incluso sentir las pestes de las fritangas...me ha encantado la apreciación del suelo-trampa.

    Grande, Gracias

    ResponderEliminar
  14. off topic: ma tu, niño prodigio, parli italiano?

    ResponderEliminar
  15. Esta claro, acudes porque te das asco y no tienes confianza en ti mismo. Ver a esa gente te hace coger algo de confianza y no sentir tan mierda.

    ResponderEliminar
  16. ademas, se nota que cantas con el objetivo de forrarte.. no seré yo quien te compre un disco o vaya a un concierto tuyo. Para ir a un concierto de pacotilla (99,9% de los conciertos) hay que ser un frikazo hipnotizado por esta sociedad.. en fins que mal estamos.
    Nah mas que borregos podrían meterse en un sarao de esos.. beeeeeeeeeé

    ResponderEliminar
  17. Supongo que se puede decir Peter que tú acudes aquí por la misma razón...para no sentirte tan mierda, no? Por que sino, no lo entiendo.
    ¿Has probado a respetar a los demás? Es decir predicar con aquello de que cada uno haga lo que le dé la puta gana. Pruébalo. Verás como tu salud mental mejora considerablemente.
    beeeeeeeeeeeeé

    ResponderEliminar
  18. el tema es que el preguntó y yo le di mi respuesta.. pero a ti yo no te he preguntado moahahah

    ResponderEliminar
  19. jaja yo también te amo.. no te me enfades hombre!

    ResponderEliminar
  20. Juas!! Yo tb voy a un bar de la españa profunda!! Con la familia Adams en la barra!! Pero a mi si me saludan, suponiendo que ese sonido grutural sea un saludo!! Es enrriquecedor. Les planto un "hola guapos!!" nada mas llegar y parece que con los años les gusta y todo, suponiendo que ese leve gesto de sus labios sea una sonrisa.. en fins...
    Ah! y que no me entere yo que cantas para ganar dinero!! Donde se ha visto semejante desproposito!?

    ResponderEliminar
  21. pues es una verdadera pena... Como dicen por ahí arriba... ese bar debe de ser un monumento a la España profunda.
    Ese estupendo olor a tabaco y aguardiente no se debe de encontrar en muchos más sitios.
    RIP estimado bar.

    ResponderEliminar
  22. Divertidos debates...
    quiero compartir el premio:"Premio Muchas Gracias al blog amigable”
    puedas pasas a recogerlo:
    http://birichinapiccolabambola.blogspot.com/2010/08/premio-recibido.html
    un abrazo, mil besos y sigue con este genial blog de locuras.

    ResponderEliminar
  23. Joder Santi, he podido hasta olfatear el café, incluso apreciar las manchas de grasa del mundo deportivo que agitas, aún así ese antro de mierda que habitas a ratos es afortunado, has conseguido mezclarte y mostrarlo como si fuera el recuerdo de una noche lisérgica que nos viene a trozos a la memoria, con sus olores, sus colores, la sensación de los pies deslizándose por el pavimento...llámame cursi pero eres un poeta del siglo XXI que debería tener el sitio que le corresponde, espero que esto llegue y estar por aqui todavía para verlo...God Save Love of Lesbian y a su alma, Santi Balmes...

    ResponderEliminar